Header Ads

Mensajes & Reflexiones - Música Cristina

Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios (1 Corintios 2:11).

Reflexión: El Espíritu Santo es nuestro mejor aliado para ayudarnos a responder todas nuestras inquietudes, si usted me pregunta hermano Carlos Plaza que es para usted el Espíritu Santos; Pues el es Manifestación de Dios  pues Él  fue enviado para darnos sabiduría y entendimiento, para recordarnos todas las enseñanzas que nos dejó Cristo, siendo nuestro amigo, la voz de nuestra conciencia y nuestro consejero. Hay momentos en nuestras vidas donde no tenemos claro nada, nos hayamos en una confusión que nos agobia, tratamos de buscar respuestas en la Biblia bajo nuestra propia prudencia y no entendemos nada, pues nos falta la iluminación del Espíritu Santo. Cuando leamos la Biblia debemos hacerlo con el debido respeto que se merece pues es nada más y nada menos que el manual Sagrado que nos dejó nuestro Padre, es como entrar a su presencia Divina, también debemos orar para que el Espíritu Santo nos guíe, nos muestre y nos enseñe lo que Dios tiene para decirnos, pues como dice 1 Corintios 2:11 solo el Espíritu de Dios conoce las cosas de Dios y lo que quiere decirnos, de esta forma podemos ver las cosas más sencillas, entenderemos cosas que no entendíamos, vislumbraremos con más claridad la Palabra, dando sosiego, paz y tranquilidad a nuestra alma en cada instante que necesitemos respuestas del cielo. Para tener claridad en nuestra vida acudamos al Padre en oración para que a través del Espíritu Santo nos llene de sabiduría Celestial y nos abra el entendimiento como lo dice Lucas 24:45 “Entonces les abrió el entendimiento, para que comprendiesen las Escrituras”. Recordemos que es Dios atraves de su Espíritu Santo quien abre el entendimiento espiritual, para que podamos llegar al conocimiento de Cristo,  ojo una mente en tiniebla no puede entender lo Espiritual que viene de Dios.