Header Ads

Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre,

Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Efesios 5:20

Tal vez no lo entiendas hoy. Quién sabe, es probable que lleves mucho tiempo detrás de un objetivo y nada ocurre. Un proyecto en marcha y no ves los resultados esperados. Quizá tu mundo se te está cayendo a pedazos, miras adelante y nada ves. Las sombras te asustan. Y ahora viene San Pablo a decirte que debes agradecer por todo!

¿Cómo ser agradecido cuando el dolor te asfixia, o en momentos de angustia, escasez, presión, en fin, en el día malo? Déjame decirte por qué es necesario ser agradecido.

Cuando dices "Gracias, Señor", reconoces que, por encima de cualquier situación, aun de las lágrimas y el dolor, Dios es todopoderoso. Al dar gracias, tu inconsciente se siente seguro aunque no lo percibas consciente. La noche continúa, pero tu cielo se ilumina de estrellas; y puedes caminar en la luz aunque el sol todavía no haya salido.

Por eso hoy dirige tu vista a Dios, y dile: "Señor, no entiendo nada. Desde mi punto de vista, lo he hecho todo y nada ocurre, pero Tú eres mi Dios; aunque no comprendo, ni imagino por qué permites que esto ocurra, se que quieres lo mejor para mi vida y que tus planes son mejores que los míos. Acepto tu plan soberano en mi vida y te agradezco por ello".  Al instante verás como en el fondo de tu ser, allí donde había un ser tímido y pesimista, nace un guerrero con acticud victoriosa. 
Bendiciones,