Header Ads

ENCOMIENDA AL SEÑOR TUS AFANES

Encomienda al Señor tus afanes, y él  te sostendrá; no permitirá que el justo caiga y quede abatido para siempre. Salmos 55: 22. 

Los hombros de Dios son suficientemente amplios para llevar tus cargas. Él es soberano sobre el universo, y por eso capaz de resolver los problemas y satisfacer las necesidades. Poner sobre los hombros de Dios nuestras cargas nos trae paz; sin embargo, no todos incluso los cristianos ponen los problemas en manos de Dios y los dejan allí. Tenemos que ejercitar la fe, practicar lo que decimos y no volver a tomar a nuestro cargo los problemas que ya hemos traspasado. 

Recuerda siempre, que si ya los has entregado, para que sea Dios quien los lleve, no debes insistir en resolver lo que no está a tu alcance, pues volverá la angustia, la preocupación y la ansiedad. 

Permanece en paz y descansa en Dios. El trabaja con nuestra disposición no con nuestra preocupación, una vez has hecho tu parte, espera la intervención de Dios y tendrás descanso para tu alma. Bendiciones!